T2T Delegates hold Speech about working children

Katherina from Peru and Jed from the Philippines hold a emotional, convincing and inspiring speech about children´s work at the 30 Years anniversary celebrations by the German Ministry for Economic Development and Cooperation on 28th November 2019.

+++ SPANISH BELOW +++ ESPAÑOL MAS ABAJO +++

“Good evening,

I am Jed, I am 17 years old and I come from Davao City in the Philippines. I am a Peer Educator and a member of the Children’s Advisory Committee for the Time to Talk Campaign in the Philippines facilitated by Kaugmaon a local organization for children’s rights and development. I started working at the age of 11 and support my schooling by working on the construction site as a helper, selling bread early in the morning, collecting garbage and scrap materials for sale. Currently, I am working as a water bill collector in my village during weekends or doing visual arts/painting on walls of schools and houses during the summer. I also do t-shirt printing at the beginning of the school year.

I am Katherina, I am 14 years old and I am also a member of the Children’s Advisory Committee in Peru, as well as a member of the Christian Movement of Working Children: MANTHOC. I started to work at the age of 7, selling food. Currently, I work four hours during the weekends selling breakfasts with my aunt. At home, I like to help my family and do household chores. Together with my parents and my brother we save money to pay for my university education in the future. I live in Peru, more precisely in Lima, together with my mother, father and older brother and I am in third year of secondary school. I am the second-best student of my class.

 
 
 
 
 

We are here to represent the other 1820 working children that participate in the Time to Talk campaign. We joined Time to Talk  so that working children get heard. We want our diverse childhoods to be acknowledged and understood. Some of us work because we need to; some because we have no choice; some of us to be in solidarity with our families; some because of culture; and some because we like it. In all continents, countries, and cities, there are different experiences of children’s work. In Time to Talk many of them are represented and this allows us to know in which conditions they work. There are children who claim their right to be protected from working, and other children claim their right to work under dignified conditions.

We want to go to school, but many of us are exploited and do not have access to school because of these exploitative conditions of work. For example, some of the members of my Committee were forced to stop going to school, in fact, among the 11 members of the CAC, 4 are out of school. Some of us earn a living by collecting garbage and sell it in the junk shop; sadly, some of us also have to get food from the garbage. Some of us also do not have a home and live in the cemetery and get paid for cleaning the tombs.

We as working children want the state to protect our living conditions, to include us in government programs where the work of children is considered and we are protected from exploitation.

The majority of the children involved in Time to Talk agreed that Poverty is a root cause of child labor. Our parents have tried so hard, and we have tried to help. Yet, the family income is still not enough. With this, we campaign for sustainable livelihood income for our parents through provision of livelihood projects, or permanent and decent work. But we know it can be difficult since our parents were not able to finish their education.

 

However, our work can also help to improve the living conditions of our families that are affected by poverty. Work also teaches us values like respect, autonomy and time management. We live and we work in solidarity with our family for our basic needs. In Peru, our work in good conditions contribute to learning, socialization and personal development.

We want to be happy, and that our freedom to decide and participate is respected, we want to play, rest, study and we want to work in good conditions without being forced to do hazardous work.

I am part of MANTHOC where we have been working to exercise our rights, organizing ourselves and thus improve our life quality. >Time to Talk has also contributed to my knowledge to continue looking for a more fair, human and inclusive society. This allows me to have a protection system in which I can exercise my right to a protagonist participation at a national, international and regional level.

In the Philippines, as part of the Time to Talk Committee and as Peer Educators of Kaugmaon, we have been part of children’s consultations  regarding Children’s Rights and Business Principle for example at theChild Labor Summit and Children’s Congress where we expressed our ideas and rights and shared about our conditions of work. As Committee members we want that hazardous and exploitative work are recognized as a children’s rights violation. We also hope that this issue is given appropriate attention by providing the right solutions and programs. With this in mind, our Committee conducted advocacy with the media for example through press conferences and radio shows.  Part of our plan is also to have a dialogue with village leaders and private corporations to access scholarships for education.

As part of our experience, it was interesting that most of the members of the Committee were very shy before. But since we joined the activities of the Committee, we have gained self-confidence, and we already know how to speak and discuss our situation, especially in the Philippines where child labor is not seen as a problem even if this is in hazardous condition.

The majority of us want to concentrate on our school, however some of us prefer to work to support ourselves with the expenses related to our education, and daily allowances, including transportation and school projects and materials. We also want to access scholarships that cover both tuition fees and these additional needs so that we will be able to finish college, because we know that this will be the support we need to get out of poverty.

That is why we want the schools in the world to be more inclusive, for all the children. We want friendly schools that adjust to children’s realities. We want schools that are adapted to children instead of children having to adapt to the schools’ schedules and exclusive requirements. It includes the realities and needs of working children, children in conflict, children with disabilities, children suffering from bullying, and any other types of childhoods.

We hope that our life stories and the stories of the other 1820 working children who are part of Time to Talk will be heard in the global context and can be a basis for intervention, action and support to improve the life quality of working children and children worldwide.”


Discurso de Kati y Jed en español

Buenas noches,

Soy Jed, tengo 17 años y vengo de la ciudad de Davao en Filipinas. Soy par educador y miembro del Comité Asesor de Niños, Niñas y Adolescentes para la Campaña Es Hora de Hablar en Filipinas, facilitada por Kaugmaon, una organización local para el desarrollo y los derechos de la niñez. Comencé a trabajar a la edad de 11 años y mantengo los gastos relacionados con mi educación trabajando en sitios de construcción como ayudante, vendiendo pan temprano en la mañana, recolectando basura y materiales de desecho para la venta. Actualmente, estoy trabajando como cobrador de facturas de agua en mi pueblo durante el fin de semana o haciendo artes visuales / pintura en las paredes de las casas y colegios durante el verano. También hago impresión de camisetas al principio del año escolar.

Soy Katherina, tengo 14 años y también soy miembro del Comité Asesor de Niños, Niñas y Adolescentes en el Perú, así como también pertenezco al Movimiento Adolescente de Niños y Niñas Trabajadores Hijos de Obreros Cristianos (MANTHOC). Empecé a trabajar a la edad de 7 años vendiendo comida. Actualmente, trabajo cuatro horas durante los fines de semana vendiendo desayunos con mi tía. En casa, me gusta ayudar a mi familia y hacer las tareas del hogar. Junto con mis padres y mi hermano ahorramos dinero para pagar mi universidad en el futuro.

Vivo en el Perú, más precisamente en Lima, junto con mi madre, mi padre y mi hermano mayor, y estoy en tercer año de secundaria siendo la segunda mejor de mi clase.

Estamos aquí representando a los 1820 niños y niñas que participan de Hora de Hablar. Nos unimos a la Campaña Hora de Hablar para que se escuche a los niños y niñas trabajadores. Queremos ser entendidos y reconocidos desde nuestras diversas infancias. Algunos de nosotros trabajamos porque necesitamos hacerlo; algunos porque no tenemos elección; algunos para ser solidarios con nuestras familias; algunos por cultura; y algunos porque nos gusta.

En todos los continentes, países y ciudades hay diferentes experiencias de trabajo de los niños y niñas. En Hora de Hablar, muchas de ellas están representadas y esto nos permite saber en qué condiciones trabajan. Hay niños y niñas que reclaman su derecho a ser protegidos del trabajo, y otros niños y niñas reclaman su derecho a trabajar en condiciones dignas.

Queremos ir a la escuela, pero muchos de nosotros somos explotados y no tenemos acceso a la escuela debido a las condiciones de explotación en las que se trabaja. Por ejemplo, algunos de los miembros de mi Comité se vieron obligados a dejar de ir a la escuela; de hecho, entre los 11 miembros del CAC, 4 están fuera de la escuela. Algunos de nosotros ganamos la vida recogiendo basura y vendiéndola en la tienda de chatarra; Lamentablemente, algunos de nosotros obtenemos alimentos de la basura. Algunos de nosotros tampoco tenemos hogar y vivimos en el cementerio donde nos pagan por limpiar las tumbas.

Los niños trabajadores queremos que los Estados protejan nuestras condiciones de vida, que nos incluyan en los programas gubernamentales donde el trabajo de los niños y niñas es considerado y protegido de la explotación.

La mayoría de los niños y niñas involucrados en Hora de Hablar coincidimos en que la pobreza es una causa del trabajo infantil. Nuestros padres se han esforzado mucho y también hemos ayudado. Sin embargo, el ingreso familiar todavía no es suficiente. Con esto, hacemos campaña para obtener ingresos de medios de vida sostenibles para nuestros padres mediante la provisión de proyectos de sustento o trabajo permanente y decente. Pero sabemos que sería difícil ya que nuestros padres no pudieron terminar su educación.

Sin embargo, nuestro trabajo también puede ayudar a mejorar las condiciones de vida de nuestras familias, que a menudo se ven afectadas por la pobreza. El trabajo también nos inculca valores como el respeto, la autonomía, y la organización de nuestro tiempo. Desde la realidad, vivimos y trabajamos en solidaridad con nuestra familia para nuestras necesidades básicas. En el Perú, nuestro trabajo en buenas condiciones contribuye a nuestro aprendizaje, socialización y desarrollo personal.

Queremos ser felices y que se respete nuestra libertad para decidir y participar, queremos jugar, descansar, estudiar y queremos trabajar en buenas condiciones sin ser obligados a realizar trabajos peligrosos.

Soy parte del MANTHOC donde hemos estado trabajando para ejercer nuestros derechos, organizarnos y así mejorar nuestra calidad de vida. Hora de Hablar también ha aportado a mi conocimiento para seguir buscando una sociedad más justa, humana e incluyente. Esto me permite tener un sistema de protección en el que puedo ejercer mi derecho a una participación protagónica a nivel nacional, regional e internacional.

En Filipinas, como parte del Comité de Hora de Hablar y el programa de Educación de Pares de Kaugmaon, hemos sido parte de consultas infantiles como Derechos del niño y Principios de Negocios, por ejemplo en la Cumbre sobre trabajo infantil y Congreso de los Niños, donde expresamos nuestras ideas y derechos, y donde compartimos sobre nuestras condiciones de trabajo. Como miembros del Comité, queremos que el trabajo peligroso y de explotación sea reconocido como una violación de los derechos del niño. También esperamos que este problema reciba la atención adecuada al proporcionar las soluciones y programas correctos. Con esto en mente, nuestro Comité llevó a cabo actividades de incidencia en los medios de comunicación; por ejemplo, a través de conferencias de prensa y visitas a radio. Parte de nuestro plan es también dialogar con los líderes de las aldeas y las corporaciones privadas para acceder a las becas educativas.

Como parte de nuestra experiencia, fue interesante que la mayoría de los miembros del Comité fueran muy tímidos antes de hacer parte de Hora de Hablar. Pero desde que nos unimos a las actividades del Comité, hemos ganado confianza en nosotros mismos y ya sabemos cómo hablar y debatir nuestra situación, especialmente en Filipinas, donde el trabajo infantil no se considera un problema, incluso si se hace en condiciones peligrosas.

La mayoría de nosotros queremos concentrarnos en la escuela; sin embargo, algunos preferimos trabajar para ayudarnos con los gastos relacionados con nuestra educación, incluyendo los gastos diarios, de transporte y de proyectos y materiales escolares. También queremos acceder a becas que cubran tanto las matrículas como estas necesidades adicionales para que podamos terminar la universidad porque sabemos que este será el apoyo que necesitamos para salir de la pobreza.

Por eso queremos que las escuelas del mundo sean más incluyentes para todos los niños y niñas. Queremos escuelas amigables que se ajusten a nuestras realidades, que no es sólo una. Queremos escuelas que se adapten a los niños y niñas en lugar de que nosotros tengamos que adaptarnos a los horarios y requisitos exclusivos de las escuelas. Esto incluye las realidades y necesidades de los niños y niñas trabajadores, los niños y niñas en conflicto, los niños y niñas con habilidades diferentes, niños y niñas que sufren acoso escolar y cualquier otro tipo de infancias.

Esperamos que nuestras historias de vida y las historias de los otros 1820 niños y niñas trabajadores que forman parte de Hora de Hablar se escuchen en el contexto global y puedan ser una base para la intervención, la acción y el apoyo para mejorar la calidad de vida de los niños y niñas trabajadores y la niñez en general.